Ciencia


España es uno de los destinos más populares de la emigración rusa al extranjero. Hoy en día, según diversas fuentes, de 50 a 100 mil rusos habitan España.

Por desgracia, normalmente allí no emigran los rusos exitosos, sino que estafadores, jefes de los grupos criminales y otros delincuentes.

A mediados de noviembre, España extraditó a Rusia dos criminales particularmente peligrosos: Alexey Eliseev y Egidijus Tatarunas. Eliseev está acusado del desfalco de casi 5 mil millones de rublos. Retiró este dinero del fondo de las organizaciones autónomas, utilizando la sociedad anónima Nord-West Capital. Siendo parte del grupo criminal, Aleksey Eliseev personalmente supervisaba los planes de transferencia de los fondos a España. Egidijus Tatarunas está acusado de la venta de drogas en San Petersburgo.

Ambos criminales escaparon a Europa antes de que los detuvieron los servicios de inteligencia rusos. Vivieron en Europa unos años y finalmente España decidió extraditarlos.

Según las estadísticas, al año España extradita un promedio de 20 rusos que cometieron diversos delitos en Rusia relacionados con millones de euros. Sus datos se publican en el sitio web de Interpol que está disponible para todos. Uno de estos delincuentes que ha caído en la búsqueda internacional es el estafador Alexander Chikovani.

Las publicaciones rusas comunican que ahora Alexander Chikovani se esconde en España, en la Costa Blanca. Según los informes, robó más de 150 millones de rublos equivalente a 1.7 millones de euros. La mayor parte de este dinero fue robado como resultado de la evasión fiscal, así como las acciones fraudulentas frente a sus acreedores. Según la prensa británica, el bienestar de la familia Chikovani puede alcanzar 10 millones de euros.

A mediados de febrero, Forbes publicó el artículo según el cual Alexander Chikovani fue el verdadero propietario de la empresa constructora SK Gefest. Chikovani sacó a su favor más de 50 millones de rublos (cerca de 1 millón de euros) de la facturación de su empresa, rechazando los pagos a sus acreedores. Jurídicamente, no era el propietario de la empresa. Sin embargo, las cuentas de la empresa estaban administradas de los dispositivos con las direcciones IP que pertenecían al Chikovani o sus cómplices. Gracias a esto se hizo posible descubrir su implicación en el caso.

Sin embargo, los 50 millones de rublos no eran suficientes para Chikovani. Según los datos del periódico ruso Nezavisimaya Gazeta, en junio de 2018, Chikovani fue acusado de otro caso penal. Esta vez resultó que la empresa SK Gefest también era responsable de la falta del pago de los impuestos. Durante tres años la empresa no pagaba el impuesto al valor agregado, lo que resultó en un daño total de más de 163 millones de rublos.

Sin embargo, la UE estaba interesada en el caso de Chikovani aún antes de que él fuera declarado en la búsqueda internacional. En noviembre de 2019 la edición británica The London Weekly informó que varios eurodiputados españoles e italianos escribieron cartas a los oficiales españoles con la petición de investigar las acciones de Alexander Chikovani en el territorio de la Unión Europea.

En aquel momento las cartas no trajeron ningún resultado. Hasta ahora, Aleksander Chikovani aún no ha sido extraditado a Rusia. En 2019 obtuvo el permiso de residencia temporal en Barcelona. Ahora, junto con su esposa, dirigen un negocio de hoteles y restaurantes en la Costa Blanca. Toda la propiedad, por tradición, Chikovani registró al nombre de su esposa. Ksenia Chikovani es beneficiaria de dos empresas en España: Ansada Mediaterranea SL en Barcelona y Nueva Constructora Iberica en Tarragona. Además, según el informe, Chikovani importó a España dos coches de Rusia: Mercedes-Benz GLE 400 4MATIC y Mercedes-Benz 350 CDI BLUETEC, para que no se los quitaran para pagar la deuda fiscal y la deuda a los acreedores. Si tenemos en cuenta todos los crímenes de Chikovani, así como el hecho de que está declarado en la búsqueda internacional, es probable que las autoridades españolas presten atención al estafador ruso.

Opinión